El ensayo se ha realizado en una depuradora de Calahorra

phorwater-logo-combinado3_210p

La sede de la Comisión Europea en Madrid ha albergado la presentación del ambicioso proyecto ‘Phorwater’, cuyo objetivo es desarrollar la tecnología adecuada para recuperar la mayor parte del fósforo de las aguas residuales que llegan a las depuradoras y reutilizarlo posteriormente en fertilización agrícola. De esta manera se completa una especie de ciclo cerrado, puesto que ese fósforo procede, a través de las deposiciones humanas, de los alimentos, que se cultivan a su vez utilizando fertilizantes, entre ellos el fósforo.

Los impulsores de este proyecto estiman que ya es posible recuperar hasta un 80% del fósforo en las depuradoras. Laura Pastor, doctora en Ingeniería Química por la Universidad Politécnica de Valencia, ha señalado que el principal problema que causa este nutriente es «la eutrofización», el cual «provoca una reducción del oxígeno en las aguas», afectando a los organismos que necesitan respirar.

Calahorra, La Rioja

El procedimiento en pruebas se ha ensayado en una depuradora de la localidad riojana de Calahorra y «ha funcionado muy bien», según Denis Manguín, de la Universidad Claude Bernard de Lyon, quien ha añadido que ‘Phorwater’ pretende no sólo valorizar el fósforo para su reutilización, dentro de los modernos parámetros de la economía circular, sino erradicar su presencia contaminante en ríos y lagos.

Por otro lado, este elemento químico, tan necesario para actividades económicas como la agricultura, tiene el grave problema de que es un recurso limitado y sus fuentes de obtención cada vez son menores, por lo que su precio no para de subir, poniendo en un brete a los agricultores que necesitan usar fosfatos. Como las reservas naturales clásicas (minas) se están agotando, Laura Pastor advierte que «las estaciones depuradoras son potenciales mecanismos para recuperar el fósforo ya utilizado y reciclarlo». Un ciclo que puede ser prácticamente permanente.

Aún así, la experta no cree que «haya un mal tratamiento de los residuos en general» y ha considerado que «las plantas depuradoras están dispuestas para conseguir los requisitos que se exigen». No obstante, ha matizado «que la optimización o la eficiencia es caso aparte» y estima que «se puede desarrollar».

Para el también ingeniero químico de la Universidad de Valencia y miembro del Grupo Calagua, Alberto Bouzas, «el beneficio global del proyecto es enorme» y ha incidido en la capacidad de reciclaje del recurso.

Los impulsores de la iniciativa han avanzado que una de las ideas es que el proyecto evolucione, por lo que es probable que se extrapole a plantas depuradoras industriales.

Otro elemento químico muy necesario en agricultora y que tiene igual problema de escasez y encarecimiento es el potasio, por lo que sería conveniente que también se investigara al respecto de su recuperación y reutilización.