A medida que los océanos se calienten será más fácil que tormentas tropicales y huracanes se acerquen a España.
Dada la orografía de España, causaría serias inundaciones y grandes olas que afectarían a los deltas del Guadiana y Guadalquivir

Mientras Irma recorre la costa oeste de Florida provocando importantes inundaciones, muchos nos preguntamos ¿qué pasaría si un huracán de estas dimensiones y características llegará a nuestro país?

En España ya hemos vivido de cerca el paso de un buen número de borrascas que originalmente habían sido huracanes o tormentas tropicales. Llegan convertidas en depresiones menos activas, aunque capaces de generar fuertes vientos y grandes olas, sobre todo en el noroeste peninsular.

Tormenta tropical Delta noviembre de 2005.

La tormenta tropical Delta provocó el caos en Canarias a finales de noviembre de 2005.

Pero hablando en palabras mayores, en España si hemos vivido nuestras propias tormentas tropicales. El 11 de octubre de 2005, el huracán categoría 1 Vince, llegó convertido en tormenta tropical a la costa de Huelva, aunque su impacto no fue nada en comparación con el de Irma estos días.

Posteriormente, ese mismo año, entre el 28 y 29 de noviembre, la tormenta tropical Delta azotaba las Islas Canarias con vientos cercanos a los de un huracán categoría 1, unos 118 km/h (vientos más intensos en algunos observatorios).

El huracán Vince pone rumbo a españa 2005

El huracán Vince pone rumbo a españa donde llegaría como tormenta tropical en octubre de 2005..

Vince y Delta llegaron a España durante un año de excepcional actividad meteorológica en el Atlántico tropical, un año similar al 2017 caracterizado por aguas más cálidas de lo habitual, el año del fatídico huracán Katrina.

Pero, ¿qué pasaría si en lugar de Vince o Delta llegará a España un huracán categoría 5 como Irma?

De visitarnos un Irma hecho y derecho el impacto sería tremendo. Solo viendo el tamaño de Irma respecto a la península, sus dimensiones son tan imponentes, que no es difícil imaginar cómo afectaría a muchas zonas del país.

Península Ibérica respecto al huracán Irma

Asumiendo que llegará por algún rincón del Atlántico, las primeras regiones afectadas serían las costas atlánticas de Andalucía, Galicia y otras zonas occidentales de la península como Asturias, Castilla y León o Extremadura. Esas serían las primeras comunidades en sentir vientos huracanados y fuertes lluvias.

Aun así, hay que recordar que un huracán, es una intensa borrasca que arrastra todo hacia su centro, y por lo tanto, aunque llegará por el oeste, los vientos también llegarían a ser muy fuertes de levante en toda la vertiente Mediterránea. El ejemplo ideal es el que acabamos de ver con Irma al llegar a Florida, aunque ha bordeado la costa occidental del estado, los vientos en la costa este (Miami) han sido muy intensos al ser arrastrados hacia el centro del huracán.



El principal impacto de Irma en nuestro país quedaría patente de la siguiente manera:

  • Los fuertes vientos de +250 km/h provocarían importantes desperfectos en estructuras, tendido eléctrico y en el suministro de agua. Los mayores desperfectos se producirían en aquellas zonas cercanas al ojo del huracán que es donde se registran las condiciones más extremas de viento, pero también donde se llegarán a formar tornados o en zonas capaces de canalizar el viento acelerarlo aún más.
  • Dadas las características orográficas de nuestro país, las intensas lluvias generadas por Irma provocarían importantes inundaciones, sobre todo en zonas donde el factor orográfico ayudará a acumular más agua y arrastrarla cuesta abajo a mayor velocidad. Ya vivieron una situación a la descrita en 2005, con la tormenta tropical Delta en algunas zonas de Canarias.
    Las intensas lluvias provocarían a su vez corrimientos de tierra en aquellas zonas de orografía escarpada capaces de acumular grandes cantidades de agua en poco tiempo. España siendo uno de los países de mayor orografía de Europa sufriría las consecuencias de tener tanta montaña, se producirían millones de evacuaciones.
  • Irma generaría grandes olas con el consiguiente impacto en zonas costeras. Los deltas del Guadiana y Guadalquivir serían las zonas más afectadas e inundadas, pero dependiendo de la dirección del viento y oleaje, también la costa de Galicia. A pesar de estar al lado opuesto de la zona de impacto inicial, muchas zonas del litoral Mediterráneo, donde el viento arrastrado hacia el centro del huracán sería fuerte, sufriría un aumento del nivel del mar y las consiguientes inundaciones. El delta del Ebro y otras zonas costeras vulnerables a las crecidas del mar serían las más afectadas.

Que un Irma categoría 5 llegue a España es imposible en los tiempos que corren, pero a medida que corra el tiempo y los océanos sigan calentándose al ritmo que lo están haciendo, no será tan imposible que acabe ocurriendo.

Los huracanes no se llevan bien con agua que este por debajo de los 26oC y con regiones de la atmósfera donde los vientos en altura (conocido como cizalladura de viento) sean intensos. Las aguas que rodean nuestra península Ibérica o incluso las de Canarias están más frías.

Por eso, y por otros factores atmosféricos como la cizalladura de viento, la advección de aire seco y polvoriento o la simple circulación de la atmósfera es complicado que estos monstruos de la naturaleza se nos acerquen y más con la intensidad de un potente Irma.

A raíz de la excepcional actividad registrada en 2005, se han llevado a cabo numerosos estudios para intentar entender si un planeta más cálido afectaría la intensidad, frecuencia y trayectoria de huracanes, tifones o ciclones, que al fin y al cabo son lo mismo.

La mayoría de estos estudios, concluyen que el progresivo calentamiento de los nuestros océanos en primera instancia no supondría necesariamente un aumento de la actividad tropical, pero si de la intensidad y duración de las tormentas tropicales o huracanes que se formen.

Dirección huracanes en el Atlántico

La gran mayoría de los huracanes que recorren el Atlántico se van hacia America alimentados por aguas más cálidas. En un futuro eso podría cambiar y desviarse con mayor frecuencia hacia Europa a medida que el Atlántico se calienta más.

Entre estos estudios, cabe destacar el llevado a cabo el prestigioso equipo dirigido por el profesor Reindert Haarsma del Royal Netherlands Meteorological Institue, publicado en Geophysical Research Letters. Este grupo de científicos holandéses llego a la conclusión de que con un planeta más cálido como el que vemos año tras año, el número de huracanes de origen Atlántico que lleguen a tocar tierra en Europa (que no solo España) será cada vez mayor.

El ojo del imponente huracán Irma

El ojo del imponente huracán Irma se asoma a la diminuta isla de Barbuda por la que pasa con vientos de 280 km/h.

A medida que nuestros océanos se calientan, y lo están haciendo a pasos agigantados, va a ser más fácil que tormentas tropicales y huracanes se aventuren a subir a nuestras latitudes y ponernos en jaque. Ese será el clima del futuro, un futuro que lo cierto es que no parece estar tan lejos tal y como nos lo demuestran los datos que van llegando de estaciones, meteorológicas, satélites y boyas de mar.




¿CÓMO SE FORMAN LOS HURACANES?

Fuente:eltiempo.es