Conservación y mantenimiento de la red de alcantarillado

Seguramente en más de una ocasión muchos de ustedes habrán arrojado al fondo de las alcantarillas, algún objeto, envoltorio o desperdicio sin pensar lo que esto pueda repercutir.


En ocasiones utilizamos las alcantarillas, como si de una papelera se tratase. Puede que este artículo le haga cambiar de idea. El servicio que presta la infraestructura de la red de alcantarillado, puede que desconocida para muchos, es vital e imprescindible para nuestra vida cotidiana.

Empresas e instituciones como el Canal de Isabel II estan destinadas a salvaguardar la red de alcantarillado de los núcleos urbanos. Su función es garantizar el uso y el servicio del agua para todo el conjunto ciudadano.

Toda agua pública y su circuito en Madrid pertenecen al Canal de Isabel II, cuya tarea es únicamente de gestión de las redes. Realiza sus funciones a través de empresas privadas para garantizar el funcionamiento, la limpieza y la manutención de toda la red de alcantarillado.

El Ayuntamiento de Madrid tiene su parte de responsabilidad en el mantenimiento y conservación del subsuelo de la ciudad

El jefe del alcantarillado en al Ayuntamiento de Madrid, afirma que son ocho los puntos básicos que deben estar a cargo del Ayuntamiento. Las empresas dedicadas a la manutención de las alcantarillas, y a su limpieza, se dividen en dos grupos según su estructura; si son grandes o internacionales se encargan de infraestructuras de gran tamaño.

Por el contrario, si son pequeñas, sus obras serán de pocería o de tramos cortos. En Alcobendas, un municipio de la Comunidad de Madrid, la empresa de Desatrancos SERLIAL S.L. se ocupa a obras pequeñas en alcantarillas.

Trabajan a gran velocidad para asegurar dar el mejor servicio. Una vez detectan la fuga, o el “atranco”, hay dos opciones:

    1.- Limpiar con una tobera (cabezal de una manguera, con distintas formas, hecha de metal por la cual sale el agua a presión) con la que se arrastran los tapones que se han formado. Hay de muchos tamaños y se puede graduar la potencia. Siempre hay que tener la tobera bien agarrada, junto con la manguera, ya que “la presión del agua que sale es descomunal, de no hacerlo puede causar un desastre”.
    2.- Cuando se detecta una fuga, y se puede realizar una reparación. Aquí hay dos formas de hacerlo, la primera es a través de un “packer”; los packers son cilindros con ruedas que se introducen en las cañerías o pozos y llevan consigo una lámina de fibra de vidrio y resina. Una vez encontrada la fuga, el packer se infla como un globo, y adhiere la lámina a la tubería. Tras unos minutos la lámina se solidifica y resuelve el problema. Es como crear un trozo de tubería dentro de otra, con distintos materiales, igual de resistentes o más.

Algunos riesgos que existen para los trabajadores:

“Existen varios riesgos típicos, caídas, tropiezos, pillarte un dedo al abrir la tapa de arqueta, pero son mínimos, si vas con cuidado y atención, es como caminar por la calle. Tiene más riesgo que no hagan limpieza y mantenimiento en esa instalación porque a la larga o a la corta ese tubo se va a saturar. También en algunas ocasiones hemos encontrado cables, instalaciones entre los tubos, y puede ser un problema, pero es poco frecuente”, nos cuentan dede SERLIAL S.L. (http://www.serlial.es)