Una nueva generación de depuradoras biologicas para aguas residuales esta a punto de ver la luz. Las fosas septicas o depuradoras a base de bioelectrogénesis funcionan a partir de un novedoso proceso por el cual determinadasbacterias pueden oxidar materia orgánica y transferir directamente los electrones generados a una superficie sólida conductora como, por ejemplo, el grafito. De esta forma, no solo se consigue agua depurada sino que también obtendremos energía 100% limpia!

El uso de microorganismos aerobios para la eliminación de la materia orgánica de las aguas residuales está muy extendido, pero conlleva dos grandes problemas asociados a los tratamientos de agua en la actualidad. Generan biomasa en forma de fangos activos (La eliminación de materia orgánica disuelta y los nutrientes de las aguas residuales tiene lugar durante el tratamiento biológico del agua. Normalmente se caracteriza por la interacción de distintos tipos de bacterias y microorganismos, que requieren oxigeno para vivir, crecer y multiplicarse y consumen materia orgánica. El lodo resultantes llama lodo activo) y supone un elevado coste energético al suministrar oxígeno esta sistema biológico. El uso del metabolismo anaerobio microbiano en tratamientos de aguas se plantea como una alternativa viable debido al menor rendimiento en biomasa pero genera gas Metano, gas de efecto invernadero aún más nocivo que el CO2.

Las bacterias electrogénicas (productoras de electricidad) pueden encontrarse en multitud de ambientes naturales anaerobios como los sedimentos de ríos, lagos o incluso marinos. Entre ellas destacan las del género Geobacter. Estas bacterias son capaces de respirar minerales de hierro en el subsuelo terrestre, del mismo modo que nosotros respiramos oxígeno, y lo vienen haciendo desde hace millones de años, cuando todavía no existía oxígeno sobre la superficie del planeta. La habilidad de estas bacterias para respirar óxidos de hierro tiene gran relevancia ambiental, puesto que ha contribuido a que la composición del suelo y subsuelo terrestre sea tal y como la conocemos en la actualidad.

 La bioelectrogénesis ofrece la alternativa sustituir la generación de metano por la producción de energía eléctrica limpia en la propia planta de tratamiento.

Fuente: Univerisidad de Alcalá